LSD1 y cáncer

La Demetilasa-1 específica de lisinas (LSD1, también conocida como KDM1A) es una enzima que modifica las histonas eliminando grupos metilo y es, por consiguiente, una "borradora"; haciendo esto regula la expresión de muchos genes importantes para la progresión del cáncer y la proliferación de las células.

Se ha observado la expresión aberrante de LSD1 en muchos tipos de cáncer. Entre otros, la expresión de LSD1 está aumentada en cáncer de vejiga, cáncer de pulmón de células pequeñas y cáncer de colon en comparación con los tejidos sanos correspondientes. Se ha visto también que LSD1 está sobreexpresada en algunos cánceres de mama y puede funcionar como biomarcador de la agresividad de la enfermedad.

Uno de los cánceres donde la función de LSD1 está mejor entendida es en la leucemia aguda. Particularmente, en un subconjunto de leucemia mieloide aguda y leucemia linfoblástica aguda, la LSD1 es crucial para la función y mantenimiento de las células madre leucémicas, un subconjunto de células malignas que se cree que constituye la causa, en último extremo, de las recaídas en estos pacientes. La inhibición de LSD1 podría ser una solución terapéutica para evitar estas recaídas.

El cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP) es un tumor muy agresivo y actualmente con pocas alternativas terapéuticas eficaces. Un subtipo de CPCP (conocido como de fenotipo neuroendocrino) resulta ser muy sensible a la inhibición de LSD1. Nuestro inhibidor de LSD1 iadademstat es capaz de provocar una reorganización de la señalización molecular en las células tumorales, “re-expresando” un gen de control muy importante, Notch-1, que a su vez es capaz de “apagar” un oncogen que se ha descrito como el principal responsable de la progresión tumoral en este tipo de cánceres. Experimentos en animales con células tumorales muy agresivas obtenidas de pacientes de CPCP en recaída han proporcionado resultados muy esperanzadores respecto a la capacidad de iadademstat de ser una alternativa terapéutica en estos tumores.